MANIFESTACIÓN "NO VAS A TENER UNA CASA EN LA PUTA VIDA "

 
La Asamblea que se constituyó en Barcelona a raíz de las sentadas de mayo decidió preparar con tiempo una gran movilización para el 30 de septiembre. Con un objetivo que al principio parecía utópico a ojos de los más entusiastas incluso, reunir 10000 personas en la calle por una vivienda digna, idearon un lema claro y directo: no tendrás una casa en la puta vida.
Tras un trabajo intenso de muchas semanas de acercamiento a colectivos sociales locales, y en colaboración en todo momento con la Plataforma por una Vivienda Digna de Catalunya, los 40 miembros de la Asamblea prepararon un fin de semana lleno de emociones fuertes, llenaron la ciudad de carteles y pegatinas con el lema en cuestión los días previos al 30 de septiembre, y anunciaron la manifestación mediante divertidas acciones de denuncia (como presentarse en el departamento de vivienda de la ciudad a pedir las llaves de su casa, según les garantiza el artículo 47 de la Constitución).




La manifestación resultó todo un éxito teniendo en cuenta que no estaba organizada por ninguna fuerza política clásica, con unas 12.000 personas recorriendo el centro de Barcelona, y a pesar de que a última hora las autoridades decidieron cambiar el recorrido acordado con los organizadores (probablemente por miedo a dar mala imagen de cara a los intereses turísticos de la ciudad). Tampoco se permitió acampar por la noche en plena Plaza de Catalunya, tal como estaba previsto por los organizadores. Eso sí, el día siguiente se realizaron diversas proyecciones y debates sobre el problema de la vivienda, completando un fin de semana de reivindicación y debate impresionante, con el único pero de las trabas puestas por las autoridades de la ciudad.

La repercusión en los medios y en la sociedad de la ciudad fue bastante grande, hasta el punto que la semana siguiente los políticos de la ciudad compitieron en promesas electorales sobre el tema, promesas con un origen tan espontáneo como las sentadas de mayo. En relación con esta gran manifestación, el 15 de octubre se suspendió la cumbre europea de ministros de vivienda de la Unión Europea. Oficialmente se dieron varias versiones (contradictorias entre sí) para explicar esta suspensión, aunque oficiosamente parece claro que había miedo por parte de los gobiernos estatal y autonómico a que se repitiera una protesta ciudadana como la del 30-S, esta vez con
repercusión mediática en toda Europa.

También unos días después de la manifestación, los activistas por la vivienda digna realizaron algunas acciones de gran impacto mediático. En la primera de ellas, un miembro de la Asamblea que asistía como público al popular programa nocturno de Buenafuente, interrumpió el programa y consiguió llevar a toda España las razones de la protesta y del lema no tendrás una casa en la puta vida. En la segunda, un grupo de jóvenes irrumpió en una tienda de Ikea y se acomodó en uno de los dormitorios que se ofrecían a los clientes, ironizando sobre las utópicas campañas mediáticas de esta marca comercial y su contraste con la dura realidad del acceso a la vivienda.
Fotos cortesía de: VdeVivienda
 

© 2003-2017. Plataforma por una Vivienda Digna